Ubicación

La finca educativa posee 225 hectáreas ubicadas dentro de la Reserva de Biosfera Maya y sus instalaciones académicas (13 hectáreas) se ubicarán en el área urbana del municipio de San José, Petén, Guatemala, aproximadamente a 530 kilómetros al norte de la ciudad de Guatemala, pudiéndose llegar por carretera asfaltada o bien por vía aérea al aeropuerto internacional de Santa Elena, Petén.


  • Las Instalaciones de la Escuela de Ecología San José constan de:

  • Módulo de garita
  • Módulo de dos aulas
  • Módulo de edificio administrativo
  • Módulo de edificio de cocina y comedor
  • Módulo para dormitorios
  • Módulo para casa de catedráticos
  • Módulo para baños para casa de catedráticos
  • Módulo para laboratorio
  • Módulo de biblioteca


  • Clima:

  • Su clima es cálido y húmedo.




Regiones Tropicales


Ubicación de las regiones tropicales y subtropicales. Las regiones tropicales y subtropicales se encuentran entre el Trópico de Cáncer (al norte por México a la altura de la punta de Baja California hasta el Centro de Tamaulipas, México) y el Trópico de Capricornio (Al sur, pasa por Perú y Brasil).

Entre esos dos Trópicos los rayos del sol llegan en un ángulo más perpendicular, o más directo que sobre las zonas templadas cercanas a los polos. La energía depositada en estas zonas penetra con mayor intensidad. Aquí están los ecosistemas terrestres más eficientes en cuanto a la transformación de energía solar a biomasa (masa total de los seres vivos que subsisten en equilibrio en un sitio específico).


Características de las regiones tropicales y subtropicales.


Dado su ubicación geográfica:

Son lluviosas, por el alto grado de evapotranspiración de esas regiones, que propicia la formación de lluvias. Su precipitación pluvial media anual, oscila entre 1200 a 3000 milímetros. Solo poseen de 1 a 3 meses de estacionalidad relativa de las lluvias.

Son calientes, pues su temperatura media anual, oscila entre 20 a 30 grados centígrados.

Por su alta precipitación pluvial, sus suelos son predominantemente ácidos, superficiales, rocosos y pobres. La lixiviación (filtración) hace que los suelos de estas regiones sean pobres en nutrientes mayores y menores. El alto contenido de aluminio disuelto en el agua, que es tóxico para las plantas, hace que el sistema radicular de las mismas no crezca lo suficiente, lo que las hace susceptibles a ser derribadas por los vientos.

Por esa circunstancia, el manejo de estas regiones en general y de los suelos en especial, debe ser cuidadoso para no perder para siempre su vegetación y su diversidad animal; así como el paisaje natural y su entorno cultural, indispensables para el fortalecimiento de los recursos turísticos y socioculturales de tales regiones.



Importancia de la conservación y desarrollo sustentable de las regiones tropicales y subtropicales.

Los servicios ambientales de las selvas tropicales y subtropicales, son diversos y entre otros se encuentran:


Protección contra la erosión. Las selvas en su estado natural retienen la materia orgánica e inorgánica presente en los suelos y evitan que las lluvias las arrastren a otros sitios.

Agua y protección de cuencas hidrográficas. En las selvas se captura, retiene y libera lentamente el agua llovida y evita que ésta corra llevándose valiosos nutrientes. Ello permite poseer agua para consumo, riego y generación de electricidad. Protegen de esta manera, las cuencas hidrográficas importantes (Usumacinta, Amazonas, entre otras).

Generación de oxígeno y captura de carbono. La emisión de monóxido (CO) y bióxido de carbono (CO2), provenientes de fábricas, automóviles, aviones y otras actividades humanas, calientan la atmósfera y provocan cambios en temperaturas, ciclos hidrológicos y alteran el clima en general. Las selvas mediante el proceso de fotosíntesis capturan el bióxido de carbono de la atmósfera y como producto secundario liberan oxígeno, esencial para la vida.

Diversidad vegetal y animal, alimento y medicinas. En esas regiones habitan diversidad de especies animales y vegetales, aún no descubiertas que pueden servir para la alimentación de humanos y animales; así como ser de utilidad en el campo de la medicina. Al conservar la biodiversidad de las citadas regiones, se contribuye decisivamente a la preservación de la misma especie humana.

En conclusión, al proteger las regiones tropicales y subtropicales, se está contribuyendo a reducir el calentamiento global del planeta; conservar la biodiversidad; proteger cuencas hidrográficas relevantes; contribuir a minimizar desertizaciones e inundaciones; y conservar el entorno natural y sociocultural, necesarios para fortalecer los recursos turísticos; entre otros beneficios, directos e indirectos, tangibles e intangibles, contenidas en las mismas.